Viajes SODePAZ:“Si antes teníamos mucha demanda, ahora lo más difícil es encontrar viajeros disponibles”

sodepaz15

TEENDENCIAS MAGAZINE habló con SODePAZ sobre nuestra actividad y la situación del turismo en la actualidad.

¿Qué motivaciones hay detrás de la elección de los destinos a los que hacen viajes solidarios?

Solemos organizar los viajes con organizaciones locales con las que tenemos ya algún tipo de relación, por ejemplo con algunas colaboramos para proyectos de cooperación que es la actividad principal de SODePAZ (Guatemala, Palestina, Cuba). Para los destinos europeos o más cercanos elegimos igualmente organizaciones con las que nos sintamos identificados de alguna manera o con las que compartimos – o hemos compartido en el pasado – visiones, luchas o actividades. De todas formas detrás de la elección de cada destino está la voluntad de hacer conocer a los viajeros contextos diferentes desde el punto de vista de la población local y solidarizarse con ellos. El caso de Palestina puede ser el más particular porque en este caso la solidaridad con el pueblo palestino y el conocimiento directo de su situación bajo la ocupación israelí sirve también como herramienta de denuncia política a nivel internacional, que es una de las pocas armas que les quedan a los palestinos.

¿Hay algún tipo de proceso de selección para aquellos que quieren optar por hacer un viaje de este tipo? ¿Cuál es el criterio para adjudicar las plazas en el caso de que sean limitadas?

Normalmente no hay proceso de selección, pero sí unos encuentros preparatorios para los viajeros. En este momento nos encontramos con el problema contrario: no siempre tenemos gente suficiente para formar un grupo mínimo de personas para los viajes. Pero hace años, cuando todavía se apuntaba mucha gente, se organizaban más grupos a lo largo de todo el verano.

¿Cuáles son las responsabilidades de los viajeros cuando viajan con ustedes? ¿En qué consiste el voluntariado que deberán realizar?

Los viajes no se plantean como un voluntariado, sino como un turismo responsable y solidario, lo que quiere decir que se realizan varios encuentros con asociaciones o con la población local e incluso algunas actividades de turismo más convencional, pero los viajeros no realizan labores de voluntariado o de trabajo en terreno. Sí pedimos siempre a los viajeros que respeten unas normas básicas de convivencia y de respeto que, según el contexto cultural en el que se encuentran, pueden ser más o menos  estrictas.

¿Cómo se lleva a cabo la inmersión de los viajeros en las comunidades receptoras?

A través de la organización receptora en cada país, que se encarga de sacar adelante el programa y de introducir a los viajeros en el contexto local, además de los encuentros diarios con varias asociaciones, comunidades o entidades del país con los que se intenta de instaurar una comunicación beneficiosa para las dos partes.

¿Cómo es la experiencia de los viajeros? ¿Se concibe como una experiencia única o suelen repetir?

Normalmente los viajeros vuelven con otra perspectiva con respecto al país que han visitado y valoran muchísimo el tipo de experiencia que han vivido. Muchas veces, cuando está dentro de sus posibilidades económicas, repiten eligiendo otra de las metas que ofrece SODePAZ. También recibimos viajeros que se animan a viajar gracias a los comentarios positivos de amigos o conocidos que han viajado con nosotros.

¿Qué espera SODePAZ que los viajeros se lleven de un viaje de estas características?

En general, que sepan que existen maneras diferentes de viajar y de relacionarse con las poblaciones locales y, dependiendo de los destinos y del hilo conductor de cada viaje, queremos que conozcan y se familiaricen con las luchas propias de cada pueblo, sus reivindicaciones y sus problemas diarios. También es una manera de visibilizar más estas luchas, sobre todo en el caso de Palestina, y de intentar que los viajeros produzcan un efecto multiplicador al volver del viaje y se involucren más en la solidaridad internacional.

¿Qué aportan los viajeros a las comunidades receptoras?

Los viajeros pueden compartir con la población local sus experiencias y ser un altavoz potente para denunciar los problemas que sufren.

¿Quién se encarga de la organización de los viajes y de las actividades que se llevarán a cabo? ¿El viaje lo gestiona la organización o los viajeros por su cuenta?

SODePAZ tiene un grupo de voluntarios que gestiona los viajes responsables, normalmente cada persona se ocupa de un país. A principios de año, se decide el contenido del programa en base a los comentarios recibidos de los viajeros del año anterior y a las necesidades de la organización local de acogida. Toda la parte previa al viaje la gestionamos desde la asociación (promoción, vuelos, preparación del grupo de viajeros) y una vez en terreno, la contraparte local se ocupa de ejecutar el programa.

¿Cuál ha sido su experiencia organizando viajes de este tipo? ¿Qué han aprendido y qué han cambiado durante estos años?

Llevamos muchísimos años organizando viajes de este tipo y, si antes teníamos mucha demanda, ahora lo más difícil es encontrar a viajeros disponibles. Hicimos varios estudios sobre este problema y creemos que, a parte los problemas económicos, el mismo turismo responsable se ha vuelto un nicho de mercado importante o alternativo que recibe cada vez más clientes y con el que no podemos claramente competir porque no somos profesionales del turismo ni queremos serlo. El principio que rige los viajes que organizamos es más de intercambio de experiencias y de solidaridad, y no el de ofrecer un servicio. De hecho, son las contrapartes locales quienes reciben el dinero del viaje, nosotros solo cobramos una cuota de inscripción que cubre de manera simbólica el trabajo de los voluntarios y todos los trámites administrativos que necesitamos hacer.

Si al principio se organizaban también brigadas de trabajo en los países visitados, con el tiempo decidimos optar por esta otra fórmula, más de visita, porque nos dimos cuenta que un grupo de gente no preparada que estuviera trabajando solo 10/15 días en un lugar representaba más un problema para los socios locales y no era de ayuda. Se han ido haciendo varios cambios sobre los programas y se añadieron o quitaron cosas. También hemos cambiado a lo largo de estos años los destinos según las posibilidades de recepción.

¿Qué opina SODePAZ del turismo en el siglo XXI? ¿Cuál es la alternativa por la que su organización apuesta?

Consideramos que el turismo de masas, como todas las actividades lucrativas llevadas a cabo en el sistema económico vigente actualmente, no puede ser sostenible, equitativo o justo. Además, como no es una actividad productiva, no se puede convertir en la principal fuente de ingresos de un país, puesto que es inestable y crea puestos de trabajo estacionales, sin garantías y poco regularizados, y explota ilimitadamente tanto los recursos humanos como naturales de un lugar. Este argumento es válido tanto para los países más desarrollados, como el caso de España, como para los más pobres, donde la desigualdad y la explotación por parte del turismo son aún más evidentes y graves.

SODePAZ busca siempre sensibilizar a los viajeros sobre los problemas y las consecuencias del turismo de masas y sigue proponiendo viajes diferentes, que incluyan una relación más directa con la población local y un conocimiento profundo de su realidad cotidiana, además de solidarizarse con sus luchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.